La conciencia ecológica superará a la sociedad alienigenizada

José Manuyama Ahuite

Si no entiendes que estamos de luto, entonces algo falla en tu conciencia de la realidad. Para algunos es un luto concreto pues han perdido a un ser querido. Pero, hay también un luto, más difícil de aceptar, que debería venir de la conciencia de la defunción de la matriz cultural que ha dominado en los últimos siglos.
Es duro aceptar la partida de un familiar, pero también debe ser frustrante imaginarte que los ideales que te mueven, como el éxito, el confort,  en general, la cultura madre donde te has desenvuelto se desmorona, que trae mucho daño consigo, y que por lo tanto debe ser sustituido. Estamos en ese punto donde tienes que volver a empezar, como cuando terminas una relación amorosa y tienes que resignarte a aceptar esa dura realidad para recuperarte. Habrá que preguntar al gran Mario Vargas llosa, convertido en el febril vocero de la decadente modernidad, si pasa por alguna crisis existencial.
Y no es difícil comprender si comparamos esta situación con alguien que fue víctima de violencia familiar, que recibe tantos golpes que con mucho dolor debe aceptar que tiene que cerrar a la fuerza ese ciclo violento. Los problemas ambientales, pero también el hambre, las guerras, las precariedades, las ignorancias, las epidemias han puesto en cuenta regresiva el fin de la humanidad. No se puede seguir viviendo bajo estas condiciones de asfixia estructural. Tarde o temprano la "violencia de esa supremacía economicista” tenía que alcanzar, no solo a los pueblos originarios de todos los rincones, sino que también a la misma gente que se supone ha sido beneficiario de sus bondades materiales. Todos reducidos a víctimas, todos somos indios, todos somos ahora los “ninguneados” (E. Galeano) si no eres de la élite económica.
En general, nadie puede identificarse con una sociedad que convierte al río Rímac en un lodazal, por poner un ejemplo. Por cierto, ahora ha recuperado su hermoso color natural producto de la cuarentena. No es un alivio sentirse parte de una sociedad que convierte  los ríos en completos muladares mineros, y todo para satisfacer, entre otras razones, la demanda de collares y anillos y demás insólitas banalidades. Quién se asume responsable como sociedad de haber convertido a los ecosistemas fluviales y marinos en colosales caldos de basura. Cómo alguien puede sentirse representado en la destrucción del equilibrio climático provocado por los motores que nos transportan de un lugar a otro y dejan envenenados a los ríos amazónicos y otras zonas extractivas. Ni qué hablar de la sociedad corrupta que no se detiene en plena tragedia viral.
Qué más tiene que pasar para darte cuenta que tenemos que migrar hacia otra mentalidad y otras formas de relacionarnos entre las personas y con la naturaleza, dejando atrás las viejas costumbres y prioridades forjadas por el oscuro progreso.
¿Cómo hacemos esto? ¿Será fácil? De ninguna manera. Es más difícil “llegar al sol que al mañana que necesitamos” diría Maná. No hay superhéroes, ni varitas mágicas. Pero hay una oportunidad que para algunos puede una valiosa segunda y última. Y, no se trata del gran dinero ni de la tecnología más sofisticada, sino fundamentalmente de empujar un cambio de mentalidad, a partir de recobrar la conciencia de la realidad real o de la trágica realidad.
Frente a la “muerte de la modernidad” como paradigma -parafraseando a Nietzsche-, es hora de las cosmovisiones ancestrales y de la conciencia ecológica. Ante la incertidumbre del naufragio, reviven en parte las tradiciones que tuvieron vigencia en el pasado y que todavía se practica en forma marginal en el Perú profundo y en algunas partes aisladas de todo el mundo. Algo juega a nuestro favor. Lo más natural del ser humano es su desobramiento, en palabras del filósofo italiano, Giorgio Agamben. Mal haríamos en aferrarnos a un sistema de pensamiento aliegenizado, mejor dicho extraterricolizado por lo destructivo que es con el ser que lo hospeda. Sólo un depredador estelar podría ir alimentándose de la destrucción que genera en un planeta, para ir nuevamente a hacer lo mismo en otro.
Cuántas veces la gran prensa ha tomado partido contra los pobladores del Tambo, de Conga, del Pastaza, y de tantos otros lugares, como si fueran miserables seres que se oponen al “bienestar de la mayoría”. Pues nada de eso, las verdaderas amenazas son aquellos que son esclavos de su propio pensamiento económico antiterrestre, que acabará con todo en un breve lapso. Todos debemos desconectar el virus mental que controla nuestra forma de vivir. Quién puede decir que no es parte de algún modo de este sistema. Recuperemos nuestra auténtica humanidad y este lugar maravilloso que es el planeta tierra, la abya yala, que habitamos, y que lo compartimos con otros seres vivos que, curiosamente, algunos de ellos incursionan en las calles tras el silencio que va dejando el aislamiento obligado.
La degeneración es parte de la vida, lo vivimos con dolor hoy. Por esto mismo debemos estar en permanente cuidado y recuperación. Algo sale mal siempre, entonces debemos rehacernos sin más. No estamos atados a una sola forma de ser, mucho menos si es contraproducente. No necesitamos un cambio específico ni siquiera un reseteo, necesitamos dar vida a una nueva arquitectura social que nos dignifique.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿En qué consistió su heroísmo? FERNANDO LORES

Guerra avisada sí mata gente

¡Qué dolor, qué rabia, qué decepción!